JERUSALEN

 

No deja de ser paradójico considerarla un lugar sagrado, el reino de Dios, cuando es el símbolo más descarnado del fanatismo, la peor encrucijada en la que convergen las grandes religiones. Su papel histórico es demoledor, incluso hoy refleja la imposibilidad de que los hombres lleguen a acuerdos racionales.

Con lo fácil que sería respetar que cada cual rece en la mezquita, la iglesia o la sinagoga. Pero es que las religiones parecen contener el germen de la sinrazón y llevar  al fanatismo.

No hay mucho que celebrar en esa ciudad hasta que no se convierta en un auténtico espacio de paz y concordia, objetivo casi imposible con provocadores como Trump.

 

 

 

 

2 pensamientos en “JERUSALEN”

  1. Los fanatismos, ya sean religiosos o nacionalistas, tienen difícil solución, o tal vez no la tengan.
    Cómo hacer para que se imponga la luz de la razón…

    1. Claro que todo fanatismo es irracional,eso es lo que los define.Es frecuente en la Historia encontrar asociados el religioso y el nacionalista;en España sirven los ejemplo catalán y vasco.
      Lo malo de la razón es que no puede imponerse,hay que crear condiciones que permitan llegar a ella.Y lo peor es que muchos gobernantes no desean eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *