TRAGANDO

 

Rufián es  un cretino histriónico puesto ahí para provocar y mantenido con 7.500 euros mensuales que se le pagan desde el Estado que él abomina;

resulta intolerable que a un ministro se le pueda escupir en el Congreso como muestra de rechazo; los independentistas catalanes ya me han dicho que no apoyarán mis presupuestos…pero con estos impresentables individuos me veo obligado a hacer gestos de aproximación o connivencia porque me sostendrán en la presidencia.

De ese modo: cuestiono la prisión preventiva ordenada por un magistrado, niego la calificación de rebelión y me dispongo a concederles el indulto cuando sean inevitablemente condenados.

Quien aspire a ser mayoritario tendrá que hacer concesiones, pero ceder no es tragar.

¿Cómo valorarán todo esto los ciudadanos en su día? Cualquiera sabe.

 

 

2 pensamientos en “TRAGANDO”

    1. No había pensado al escribirlo en la letrilla de la canción que varias veces en nuestra historia cantó el pueblo,pero viene bien.
      Lo peor no es lo que él traga sino lo que nos hace tragar a nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *