Todas las entradas de: Fernando Martínez Serrano

GRANDES FRASES

 

Celebramos como obras de arte un cuadro, una escultura o una sinfonía. Deberíamos incorporar la creación lingüística en forma de frase breve, llena de significado en el contexto en el que se pronuncia.

El presidente Azaña, viendo perdida la guerra para la República, pidió a los vencedores “Paz, Piedad y Perdón” aunque Franco no deseaba la paz, no sintió piedad y el perdón sólo se lo exigió a los vencidos.

Churchill, en una Inglaterra bombardeada por los nazis, dijo a sus compatriotas que sólo les podía ofrecer “Sangre, Sudor y Lágrimas”. El país sobrevivió.

En España la XIV legislatura se inicia en clima envenenado, lleno de tensión y provocación. El rey ha dicho que “España no puede ser de unos frente a otros, debe ser de todos con todos”

El cerdito cebado y Cía. le contestan que ellos no tienen rey.

No saben bien cuanto lamentamos los españoles su orfandad.

 

 

FALSO TAMAMES

 

Las llamadas redes sociales parecen tejidas con estupidez y miseria humanas. Sirven para mantener a sus usuarios entretenidos y a cambio lo llenan todo de trivialidad, cuando no de falsedad malintencionada.

Es el caso de un vídeo supuestamente grabado por Ramón Tamames en el que ataca a Pedro Sánchez con una saña increíble (y lo digo yo que tengo una imagen negativa del presidente) y se dirige al rey para pedirle que corrija la cobardía de su bisabuelo cuando se fue de España, que ejerza como jefe de las Fuerzas Armadas para liquidar al actual gobierno mandándolo al exilio y que haga desfilar a un batallón de la Legión por Barcelona para rebajar ínfulas independentistas.

En fin, pone en boca del bueno de Don Ramón lo que nadie se atrevería a decir, (otra cosa es que pudiéramos leer los pensamientos).

Supongo que Tamames habrá denunciado a estos canallas.

 

 

PITÁGORAS

 

El filósofo presocrático afirmaba que los números son el principio primordial de la constitución del Universo.

Ya pueden los separatistas proclamarse pitagóricos porque en ellos el número es también el origen de toda la miseria que nos hacen padecer. Si no tuvieran el número de diputados  imprescindible para la mayoría absoluta y el enorme poder que eso significa en una democracia, no los conoceríamos, nada sabríamos acerca de su vida y milagros. Nos ahorraríamos la matraca diaria en los medios, que ocupan sus primeras páginas o imágenes con lo que ocurre en Cataluña; no nos informan de lo que pasa en Castilla, Extremadura o Galicia, todo el protagonismo y la proyección publicitaria es para el tema catalán.

Una buena ley electoral que no facilite la fragmentación parlamentaria acabaría con este problema, nos libraría de ellos.

¡Que alguien la haga, por caridad!

 

GUERRA Y TORRA

 

Alfonso Guerra siempre ha sido una persona inteligente con un notable dominio de la lengua, acertado, incisivo y mordaz como nadie. Últimamente derrocha sensatez y sabiduría como puede observarse en sus declaraciones y en su reciente libro.

Se ha mostrado crítico con el gobierno de coalición (sirviéndose de frases del propio Sánchez) y ha dicho que no iría a ver a Torra, a menos que fuese antropólogo. El empleo de esa palabra es genial, no se puede decir más con menos; así retrata a este espécimen humanoide que proclama la superioridad étnica de los catalanes y nos define a los españoles como hienas. Se trata de un perturbado cuyo aspecto no lo aleja de la idiocia mental, elegido por otro botarate, prófugo y cobarde, que ciertamente supo elegir. Nadie como Torra para provocar, tensar, ofrecerse como víctima de la sagrada causa catalana. A cambio, pasará el resto de su vida con un magnífico sueldo y otras prebendas.

 

 

MÁS DE LO MISMO

 

La diputada y ministra Irene Montero ha decidido imitar a aquel personaje de “La Colmena” que se definía como inventor de palabras (por cierto, sería curioso ver que diría Cela sobre esta señora).

Ya era “portavoza” “racializada” y ahora dice que la sociedad es “adultocéntrica” para pedir que se rebaje la edad de voto (con 16 años los ve más influenciables).

Definitivamente muestra que carece de sentido del ridículo y que, a falta de propuestas serias le gusta provocar y tenernos entretenidos con estas chorradas tan suyas.

Sus próximas propuestas serán “castínovo” (recién ingresado en la casta que denostó) y megacinismo (aplícase al enorme cinismo que existe entre lo que se predica y lo que se hace).

No sé si cuando acabe su periplo público tendrá puerta giratoria pero seguro que no será la que permita su acceso a la Academia de la Lengua.

 

 

UNO ES MÁS QUE DIEZ

 

Ese imposible matemático se cumple en política. Ocurre cuando un gobierno anda necesitado de apoyos parlamentarios para poder ejercer, sacar adelante leyes y aprobar presupuestos. Entonces el valor de un diputado puede llegar a ser inestimable.

Ha sido el caso de Teruel, Nueva Canarias, BNG y Compromís, que han logrado para sus territorios lo que para otros partidos con más diputados era impensable.

A Murcia le corresponden diez diputados y aun en el hipotético caso de que se aliaran seguirían sin hacerles caso.

Yo no dejo de ver en ese fenómeno una cierta perversión de la democracia, un modo de primar el chantaje que se puede realizar desde una minoría.

Si una reivindicación es justa debe ser atendida y hacerlo sólo bajo presión es algo reprobable y hasta moralmente cuestionable.

 

 

ESPECIALISTAS

 

Con un panorama político más fragmentado que nunca vemos que los partidos se decantan por la especialización, sus líderes parecen dirigirse sólo a quienes consideran cercanos y potenciales votantes. Cada cual vive en su árbol pero no percibe el bosque, están atrincherados y faltos de una perspectiva general o, dicho de otro modo, carecen de solvencia y sentido de Estado.

No se trata de reivindicar líderes mesiánicos atiborrados de populismo sino un partido capaz de armar una construcción política que sea bien valorada por la mayoría de los españoles y desde luego un líder convincente que sepa transmitirla y batirse el cobre con sus competidores; buscar el interés general desde el sentido común con ideas claras.

Tal vez lo más parecido que hemos tenido en nuestra historia reciente fue Felipe González. Y hay que reconocer que hoy lo tendría más difícil.

 

 

HA LLEGADO EL MOMENTO

 

Los motivos que guían a Pedro Sánchez están ya suficientemente claros ante la mayoría de los españoles. Frío, rencoroso y vengativo no perdona a quien se interponga en su camino o lo contraríe.

Ha barrido prácticamente a todos sus enemigos, pero le queda una pieza por cobrar, su gran objetivo, Susana Díaz, derrotada en unas primarias y atrincherada en su feudo andaluz. Últimamente

hacía gestos amigables, pero no es suficiente, su cabeza tiene que rodar (y más tras el escándalo de los ERE).

Sus allegados deberían aconsejarle que se rinda de una forma pactada y con cierta dignidad. Si no lo hace la echarán a patadas y tendrá que soportar traiciones de todo tipo por parte de quienes hasta hace cuatro días eran sus apoyos, pero ahora siguen al poder en búsqueda del sol que más calienta (para mayor indignidad del PSOE).

 

 

 

VICEPRESIDENTE 1º

 

Se ha formado un amplio gobierno con cuatro vicepresidentes (que ya resulta insólito) formalmente, pero en realidad son cinco y el número uno no es el rojo de la Navata sino el gurú de Pedro Sánchez, Iván Redondo, el hombre que más poder acumula porque a la jefatura de gabinete le ha añadido competencias en comunicación, economía y seguridad nacional.

El presidente le debe mucho: le señaló la oportunidad de la moción de censura, diseña sus estrategias, ayuda a mantener dividida la derecha y a demonizar a Vox para atraer el voto del miedo.

Es paradójico que pese al despliegue de ministerios y altos cargos no haya cubierto esas áreas y tenga que recurrir a su hombre de confianza. Así eleva su propia capacidad de actuación con menos control parlamentario. Una prueba más del personalismo cesarista con el que ejerce Don Pedro.

 

 

NO ME ECHA NADIE

 

Así de rotundo respondía el ministro Ábalos, hombre fuerte del PSOE, a las insinuaciones de que debería abandonar su cargo. Con ese tono chulesco y zafio que lo caracteriza y usando como argumento su antigüedad en el partido. A algunos con muchos sexenios de militancia nos sonrojan ese comportamiento y esa actitud.

Ha acudido a una entrevista clandestina y nocturna con una persona que tiene prohibida su estancia en Europa, alguien lo filtra a un periódico y él niega que se reuniera para tener que admitirlo acto seguido. Además de mentir se equivoca porque claro que en un sistema democrático te pueden echar: del gobierno, el presidente; del Congreso, los electores y del partido, los compañeros.

Pero en el fondo lleva razón, no deberían echarlo porque debería irse él en un alarde de racionalidad y humildad. Nadie seguiría en países de nuestro entorno, por mucho menos han dimitido ministros.