Todas las entradas de: Fernando Martínez Serrano

LA COYUNTURA

 

No podrá negar Sánchez que es un hombre afortunado. La suerte es su principal activo, más que esa resistencia de la que hace gala o de una visión estratégica privilegiada. Factores ajenos a su capacidad o voluntad lo benefician.

El PP acaba rompiéndose como consecuencia de la corrupción acumulada y de su interior brota un nuevo partido con trazas más derechistas de lo que solíamos ver. Paralelamente, Cs desborda Cataluña y se va implantando por todo el país con el propósito de convertirse en la nueva UCD.

Ya tiene Sánchez su escenario perfecto: por un lado, un centro derecha dividido e ingenuamente enfrentado; por otro, un populismo izquierdista en decadencia que le traspasa muchos  votos. Y ahí, en el centro, esforzándose por parecer un hombre de Estado, todo juega a su favor. Ahora la inercia electoral y hasta la muerte del gran Rubalcaba.

Sin acritud… ¿Cuál es su mérito?

 

 

BARCELONA Y COLAU

 

Al envenenado pastel catalán le faltaba la guinda de la alcaldía de Barcelona. Y se la pusieron hace cuatro años nombrando a Ada Colau, que no tenía mayoría pero se benefició de intereses y combinaciones partidistas.

Ese día Barcelona comenzaba a perder su condición de ciudad próspera, limpia, culta y cosmopolita. Debutaba un personaje siniestro, una alcaldesa que gestiona mal, sólo hace gestos en su continuo batallar contra símbolos respetables para la mayoría, un amasijo de perjuicios de progre desfasado que se mezclan sin un mínimo tamiz cultural. Nada extraño en alguien que destaca en su currículum el papel de activista callejera que se promocionó con el padecer de los desahuciados.

Si el día 26 de Mayo la sensatez penetra en las urnas, esta mujer dejará el bastón de mando; con el sueldo de concejal está bien pagada.

 

 

MALA NOTICIA

 

El ictus de Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido uno de esos imprevistos mazazos que te da esta puñetera vida que nos lleva, inexorable, hacia su trágico final.

Es de mi generación, uno de esos compañeros que, junto con otros muchos cuyos nombres no cabrían aquí, ha hecho que yo me sintiera cómodo, orgulloso y encajado (hasta hace poco) en este gran partido en el que llevo militando cuarenta años.

Inteligente, prudente, honesto, lejos de la egolatría, temido como adversario político, dio la cara en momentos de decadencia, con una mala herencia y pese a salvar los muebles supo apartarse para dejar  paso a quienes desde entonces escriben las peores páginas de la historia del PSOE.

Ahora que estaba retirado, como toda la vieja guardia del partido, las malditas arterias le han jugado una mala pasada.

Ya no se podrá contar con él, cuando más falta hacía para compensar la mediocridad imperante.

 

 

EXTREMA DERECHA

 

No nos ponemos de acuerdo en el adjetivo que la define: extrema, ultra, radical o nueva. Lo cierto es que se sitúan a la derecha del PP y emergen con fuerza, con más de dos millones y medio de votos y 24 diputados. Para bien o para mal, de ese modo seguimos la estela europea; esperemos que el 26 de Mayo no superen ese 10% alcanzado.

Veremos qué ocurre ese día en la UE donde en seis países se sitúa entre el 20 y el 30%, usando como gran argumento sus políticas antiislam y antiinmigración, sabedores de que nadie desea islamizar Europa o que los inmigrantes sigan llegando sin control alguno.

Para colmo, el cretino americano Steve Bannon intenta coordinar a todos los grupos para debilitar a Europa, al dictado de los intereses de Trump y Putin.

 

 

 

 

EMPERADOR Y REINA

 

El emperador japonés Akihito tiene 85 años, lleva 30 en el trono y ha considerado que era el momento de abdicar en favor de su hijo Naruhito de 59 años.

La reina británica Isabel II tiene 93 años, lleva 66 ocupando el trono, con lo que ha batido un record, y no muestra intención de ceder paso a su hijo Carlos de 71 años.

Tal vez la única ventaja de una Monarquía sea la de la estabilidad para una función representativa y arbitral frente a la lógica y sana batalla partidista en una democracia.

Pero hoy, con una expectativa de vida más prolongada, los propios monarcas deberían ponerse un límite, algo así como no sobrepasar los 80 años de edad o los 40 de mandato.

Lo de la reina inglesa es claramente exagerado, desconsiderado y cruel con respecto a su hijo.

 

 

TELÓN DE FONDO

 

Con cinco partidos nacionales y la consiguiente fragmentación parlamentaria hay un tema que aflora en los procesos electorales con toda su carga negativa: el nacionalismo con ínfulas separatistas.

Mientras que catalanes y vascos coloquen a 32 diputados en el Congreso las posibilidades de un panorama político tranquilo disminuyen hasta casi desaparecer. Viendo la finalidad que estos independentistas persiguen hay que preguntarse si todo esto tiene sentido, si debe continuar así o se debe cambiar la ley electoral para que en el Hemiciclo estén quienes defienden intereses generales y pertenecen a partidos con implantación nacional.

Los secesionistas juegan a un victimismo impostado y sirven para sembrar cizaña entre españoles y degradar a los partidos que acuden a ellos para mercadear apoyo.

Su ámbito propio son los Parlamentos regionales y el Senado.

 

 

A LA ESPERA

 

Tras el 28A el PSOE aumenta considerablemente su número de escaños pero sigue dependiendo de otros para salir del decreto-ley o aprobar unos Presupuestos. Antes o después tendrá que explicitar su estrategia y tomar la gran decisión. En solitario es difícil gobernar y padecería un chantaje continuo.

En cuanto a posibles socios, tiene por un lado partidos con los que no puede contar y por otro a unas que se ofrecen por tres o cuatro ministerios (y la cama aparte).

De cualquier modo, todos siguen sin desvelar sus preferencias o disposición al pacto, permanecen en una tensa espera hasta el 26 de Mayo, sabedores de que un movimiento en falso podría perjudicar sus candidaturas municipales y/o autonómicas.

Después de ese día conoceremos justificaciones vergonzantes, actitudes contradictorias y toda una panoplia de los peores elementos de la política.

 

 

LIBERTAD O CÁRCEL

 

No debe resulta fácil para un juez decidir si encarcela o deja libre a una persona. Y seguro que lo hace aplicando las leyes en vigor.

Pero lo cierto es que se producen casos paradójicos y perjudiciales para la sociedad.

Delincuentes en libertad condicional porque no hay indicios de posible fuga o de destrucción de pruebas, cuando está claro que no tienen donde ir ni pruebas que destruir. Los dejan en la calle y siguen robando, violando, asaltando, amenazando, etc.

En el otro extremo, el ladrón de guante blanco es encerrado en prisión con la certeza de que cuando salga disfrutará de la mayor parte de su botín. Tal vez podrían invertirse los factores y obligarlos a devolver lo robado, aunque sigan en la calle hasta la sentencia firme.

En la próxima legislatura se podrían cambia algunos aspectos legales demasiado proteccionistas.

 

 

 

VENEZUELA

 

La situación estaba empantanada y tenía que estallar. Pero Guaidó no ha acertado con el tiempo y el modo elegidos.

Es incomprensible que se haya lanzado a pedir la rebelión militar sin tenerlo todo muy amarrado. Sabe que se enfrenta a una cúpula militar tan corrupta que sólo sobrevive con Maduro, el gran corruptor corrompido.

Salvando las distancias, que son muchas, lo que ha ocurrido recuerda a lo que sucedió hace años en Turquía contra Erdogan.

No sólo fracasan los intentos de derrocar al gobernante sino que acaban fortaleciéndolo.

Los apoyos internacionales están bien pero no sirven para desalojar al autócrata. Los países que pueden, incluida España, deben forzar la salida de Maduro y su rehala de generales hacia Cuba, donde pueden conducir autobuses urbanos, pagando cada uno el suyo con lo que han robado y que el transporte sea gratis.

 

 

MÁS SOBRE EL 28-A

 

Sin duda ha sido una jornada histórica por muchas razones, pero no está claro con qué tonalidad se escribirá esta página. Los resultados no vienen a traer mucha tranquilidad para el país, no permiten la deseada estabilidad ante los retos que se avecinan.

Bajo la superficie de declaraciones y porcentajes se percibe un curioso movimiento tectónico: el independentismo hace crecer a la extrema derecha y esta, a su vez, produce aumento de participación y voto de miedo que fortalecen al partido que dependía de los separatistas.

El corrimiento de la falla hispánica del centro derecha ha provocado un terremoto de alta intensidad que causa estragos en los tres partidos.

Tanto gobernar en solitario como mal acompañado supondrá aumentar el gasto público con sus fatales consecuencias y el cabreo nacional por las concesiones al independentismo.