SIN ELLOS

 

Además de ser una pandilla de intransigentes iluminados que se refugian en una quimera, conviene no olvidar que son auténticos vividores (en el peor sentido de la palabra) de la política. Han encontrado un mensaje simple y demagógico que cala en los sentimientos y tienen envenenado a un gran número de catalanes.

Sin ellos Cataluña sería una Comunidad próspera, culta, rica, solidaria, plena de competencias transferidas, viviendo con sus señas de identidad lingüísticas y culturales y, lo más importante, sin crispaciones o enfrentamientos que se hacen insoportables.

Luego son ellos los que sobran. El problema es cómo desactivarlos y más vale no preguntar sobre el tema a los españoles en un referendum de esos que tanto pregonan quienes desprestigian a Cataluña.

Como mínimo se requiere la actuación conjunta y firme de todos los partidos constitucionalistas.

 

 

ANTIKANTIANOS

 

Dudo que se pueda señalar a un pensador más importante que Inmanuel Kant. Nació en 1724 en una ciudad de Prusia que hoy pertenece a Rusia. Alguien ha querido poner su nombre al aeropuerto pero los nacionalistas rusos se oponen alegando que se trata de un extranjero que escribió libros difíciles que ellos no han leído ni piensan leer.

Explícales a estos cenutrios que están ante el mayor ilustrado de la Historia, que proclamaba la autonomía de la razón para liberarse de otras tutelas; tradúceles el “sapere aude” con su amplio significado; háblales de cómo viviríamos si cumpliéramos el hermoso Imperativo Categórico de su Ética.

Estos brutos han mostrado la esencia de todo nacionalismo: que nadie amplíe nuestro horizonte o nos saque de nuestra aldea porque en ella encontramos todo lo necesario.

Los catalanistas comparten la idea.

 

 

29 ABRIL SÁNCHEZ

 

La noche anterior ha sido jaleado en Ferraz con gritos de “Presidente, Presidente”. Su partido ha sido el más votado y él se saca la espina de haberlo dejado en su nivel más bajo. Ha dormido poco pero feliz en la Moncloa y se ve cuatro años más haciéndolo en el colchón que ordenó cambiar.

Sin duda, el candidato más afortunado y favorecido por las circunstancias. Se ha limitado a luchar contra la abstención, especialmente la andaluza, en una campaña de perfil bajo.

Habla y actúa como si partiese de cero, como si no hubiese hablado antes sobre esos mismos temas. Se beneficia de la fragmentación de la derecha y del desmoronamiento de Podemos, contando con la inestimable ayuda del BOE.

En cuanto a socios o apoyos de gobierno, le da igual: los que sumen y se dejen.

 

 

29 ABRIL CASADO

 

Se lo juega todo en las elecciones del día 28. Parece que está ante dos salidas contrarias y extremas. Si su implorante apelación al voto útil para la derecha resulta una estrategia adecuada, si entre los tres partidos suman 176 y el PP es el más votado, estará en La Moncloa. Pero no parece que ese mensaje esté calando entre los votantes de Cs y VOX, que se mantienen fieles a sus siglas.

Si, por el contrario, no hay concentración de voto conservador y el PP se da el batacazo que vaticinan las encuestas, esa noche habrá “navajas de Albacete bellas de sangre contraria reluciendo como peces”. Le pasarán factura por la “aznarización “del partido y por la purga que ha hecho para elaborar las candidaturas.

Sería un gran día para Nuñez Feijoo.

 

 

29 ABRIL RIVERA

 

Posiblemente sean él y su partido los que el elector percibe como más confusos, difíciles de interpretar. Proclamarse de centro tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Te pueden venir votos de tus flancos derecho e izquierdo o, cuando el ambiente se radicaliza, los puedes perder en ambas direcciones.

En Cs saben que no basta con el mensaje antinacionalista y se han lanzado a desgranar su programa que contiene propuestas sensatas y ajustadas a la realidad. Rivera es un hombre que se desenvuelve con agilidad e inteligencia en entrevistas y debates.

Sus reticencias a la hora de diseñar pactos electorales no lo favorecen y puede vivir un serio conflicto el día 29 si tiene la oportunidad de pactos contarios (con PSOE o con PP+VOX) siendo decisivo para formar gobierno en ambos casos.

Difícil tesitura.

 

 

29 ABRIL ABASCAL

 

Ese día estará exultante por unos resultados que parecían impensables y lo han hecho vencedor en términos relativos (porque partía de cero). Nadie le quita ya el título de líder que emancipó a la extrema derecha que se cobijaba en el PP.

Redondearía su triunfo si resultase imprescindible para formar un gobierno tripartito con acento andaluz y algunos tuvieran que dejar de considerarlo un apestado.

Podría pensarse que estamos ante una fuerza política capaz de provocar un auténtico seísmo en la geografía de la derecha y, a la vez, atrae votos de gente considerada de izquierda; como si hubiese conectado con claves carpetovetónicas, con el macizo de la raza y usando la palabra “España” lograra la transversalidad sin proponérselo.

Ahora le falta la homologación europea con otras fuerzas emergentes y erosivas.

 

 

 

AQUELLA GUERRA

 

La película “Caudillo” rodada por Martín Patino en 1977 es un buen testimonio de nuestra terrible Guerra Civil.

Viéndola es inevitable que cada cual se pronuncie a su modo sobre aquella desgracia.

Ofrece imágenes y sonidos que permiten comparar un lenguaje hueco con otro pletórico; la conjunción de unas élites que veían peligrar sus intereses con el sentimiento de un pueblo que estaba harto de vivir subyugado; generales leales frente a generales felones con respecto a lo que habían prometido defender.

Los aliados internacionales de ambos bandos eran igual de indeseables: fascismo y nazismo frente a comunismo stalinista (lo único salvable fueron Las Brigadas Internacionales). La Iglesia vio su ocasión para recuperar la influencia que había perdido por deméritos propios.

Y en medio de aquella locura colectiva un personaje fatuo y hueco se erigió como el gran triunfador y así vivió durante 39 años.

Pero, en fin, que todo esto sirva ya sólo para alimentar nuestra Historia, por muy triste que sea.

 

 

LAS CUATRO REGLAS

 

Pedro Sánchez aprendió unas matemáticas modernas en las que ya no se enseñaban las cuatro reglas clásicas del cálculo. Él sólo aprendió a sumar y multiplicar, nada de restar o dividir.

Lo estamos viendo cuando lanza sus propuestas económicas, especialmente ahora que vivimos una campaña electoral en la que se lo juega todo.

Si alguien se molesta en sumar lo que costarían sus promesas, pronto descubrirá que está ante algo imposible o que, en el peor de los casos, supondría un aumento del déficit insoportable cuando se avecinan tiempos de contención del crecimiento. La desmesura es reprobable incluso en época electoral.

Ya va siendo hora de desmontar el tópico de que aumentar el gasto y subir impuestos son las señas de identidad de la izquierda. No es honesto transferir a la siguiente generación una deuda evitable.

 

 

LO DEL PNV

 

Exceden lo que debería estar permitido en un sistema democrático, en un Estado de derecho, porque encarnan lo más abyecto de la noble actividad política.

Quienes defendían que algunos “agitaran el árbol” (ETA cometiendo asesinatos) para que ellos pudieran “recoger el fruto” se muestran ahora como mercenarios en estado puro, vendidos al mejor postor: el PP en los Presupuestos y al poco tiempo el PSOE en la moción de censura; todo les da igual con tal de lograr su botín.

Tienen el cinismo de presumir de ambigüedad calculada, de fina estrategia, cuando la causa es tan sencilla como la aritmética parlamentaria. Cuanto más fragmentado esté el Congreso, más valen sus cinco escaños.

Hay que modificar la ley electoral para que a estos nacionalistas vergonzantes les resulte difícil el acceso al Parlamento nacional; con los autonómicos tienen bastante.

 

 

 

REIG PLA SEX

 

La inmensa mayoría de los ciudadanos ve con normalidad el tema de la homosexualidad, cosa que en España tiene su mérito, habida cuenta de cómo se consideró y castigó durante el católico franquismo.

En la Iglesia la palabra sexo ocupa demasiado espacio y para el insigne obispo Reig Pla es todo un universo que lo aflige. Por donde pasa va creando grupos de terapia que erradiquen esa terrible enfermedad. ¿De qué infiernos huyes, monseñor? ¿En qué paraísos buscas refugio? Curiosamente, no ha hecho declaraciones sobre los abusos a menores cometidos por compañeros suyos.

Se entiende que la Iglesia condene la homosexualidad pero debería dejar de considerarla como una peligrosa enfermedad.

Es lamentable que en la sociedad actual la orientación sexual siga siendo un tema controvertido e, incluso, que se le conceda tanta importancia.