DON QUIJOTE A SÁNCHEZ

 

Ha querido el destino – y otras cosas- que tenga vuesa merced  otra ocasión para presentar su oferta a los españoles.

Sírvase de la experiencia y evite porfiar en el error, que no es esa cualidad que adorne a quien aspira a tan alta magistratura; sosiéguese, que últimamente aparece muy soliviantado; no se deje llevar por sus personales cuitas; no vea enemigos furibundos donde sólo hay adversarios; no os seduzca con sus encantamientos y suaves formas ese al que llaman “el Palabricas” porque sería su peor aliado.

Un agravio por desfacer es la candidatura de Madrid: mande a la comandanta y a la tránsfuga a sus lugares de origen, que ninguna dellas se asemeja a la sin par Dulcinea, coloque a quienes le profesan aprecio.

Recuerde los gloriosos días que su Orden de Caballería ha vivido y procure recuperarlos.

 

 

2 pensamientos en “DON QUIJOTE A SÁNCHEZ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *