LA DECIMOTERCERA

 

Cuarenta y dos años, doce legislaturas, con un Parlamento democrático y siendo honestos hay que reconocer que el panorama empeora. Estamos lejos de tener un Congreso digno, como corresponde a la sede de la soberanía nacional.

Si no nos respetamos a nosotros mismos ni nos tomamos en serio ¿quién lo hará?

Esta legislatura se inicia de la peor forma: excesiva fragmentación partidista, presencia de individuos que confunden el hemiciclo con la pista de un circo y, sobre todo, el tóxico y lacerante tema catalán provocando cada día más para lograr sus objetivos que ahora cobrará fuerza porque se siente más amparado y se sabe más necesario.

Unos y otros seguirán tomándonos el pelo mientras que nosotros normalizamos la anomalía y toleramos lo intolerable.

El 13 no será un buen número, pero por mala suerte sino por incompetencia y debilidad.

 

 

2 pensamientos en “LA DECIMOTERCERA”

  1. “Normalizamos la anomalía”, eso lo estamos haciendo mucho últimamente, y no me parece que conduzca a nada bueno tanto relativismo y volvernos tan tolerantes y comprensivos con depende de qué cosas.

    1. Claro que no conducirá a nada bueno.Lo increible es que no se llegue a un acuerdo entre los partidos constitucionalistas para poner fin a este sin sentido.Se entiende viendo los lìderes que tenemos pero es una lástima. Y cuando los ciudadanos toman la palabra en forma de voto tampoco parecen muy acertados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *