NUNCA CREÍ

Que pudiera llegar a molestarme tanto escuchar hablar catalán como para no soportarlo en los informativos y cambiar de canal en cuanto aparece un nacionalista, especialmente Artur Mas, largándonos su sermón.
En 1967 los oía o veía bailar sardanas en Barcelona. Me gustó que Serrat quisiera cantar en su lengua en Eurovisión. Vi a Raimon en la Universidad de Madrid cantando “Al vent”. Me pareció estupendo Tarradellas con su célebre “Ja soc aquí” tras volver del exilio. He estado con catalanes y valencianos pidiéndoles que siguieran con su idioma, que yo podía entenderlos.
Y ahora, desde hace poco tiempo soy fonéticamente catalanófobo con tendencia a generalizar el estímulo. Sin duda es problema mío y tendré que estar atento.

 

2 pensamientos en “NUNCA CREÍ”

  1. No es un problema tuyo, somos muchos. Esos presentadores que saludan diciendo buenas noches, bona nit, buenas tardes, bona tarda, no es que sea una estupidez, sencillamente hay que ser cateto. Que tiempos aquellos seis años que pase en Barcelona, ya ni reconozco a esa hermosisima ciudad.

    1. Me alegro de lo que dices porque siempre es bueno saber que uno no está solo ni siquiera en sus particulares “neuras”.La verdad es que parece que nos estamos pasando,incluso esos cretinos de la bona tarda o la bona vestrada que cuando conectan con Londres no dicen good evening o good day.
      Tendremos que armarnos de paciencia.
      Gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *