VANDALISMO

Es cada vez más abundante hasta el punto de que lo contemplamos como si fuese algo natural o inevitable. Presenta variedades: una menor, aislada, de fin de semana, que destroza jardines o mobiliario urbano y otra más dura, perfectamente organizada, que se cobija en manifestaciones legales para romper cajeros, quemar contenedores y provocar-a veces hiriendo- a la policía.
No es gente seria, con motivos fundados para mostrar esa agresividad antisistema; actúan igual con o sin crisis. Constituyen un síntoma preocupante de esta anómica sociedad en la que vivimos y que no sabemos cambiar.
Dejando que se manifiesten encapuchados no acabaremos con esta plaga.
Los vándalos históricos eran más civilizados que estos.

Un comentario sobre “VANDALISMO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *