LA PODA

Para que un árbol crezca sano hay que quitar sus ramas superfluas, hay que podarlo.
PODEMOS de la Universidad Complutense a unos profesores tan sectarios y extremistas que degradan la libertad de cátedra.
PODEMOS del ámbito político a unos oportunistas demagogos que se aprovechan de unos ciudadanos con sobrados motivos para la indignación.
PODEMOS de cualquier obra a unos personajes que empiezan a mostrar su cinismo, arrogancia e inconsistencia antes de actuar en firme.
PODEMOS del sistema democrático a unos iluminados que pretenden implantar un nuevo “Régimen” inspirado en dictaduras y autocracias impresentables.
Hecha la poda habrá que resanar el árbol eliminando impurezas y perversiones que posibilitan la aparición de estos salvapatrias .

2 pensamientos en “LA PODA”

  1. Veo que haces una poda exhaustiva en el párrafo central.No cabe duda de que si todo eso se hubiera impedido,hoy no camparían a sus anchas falsos profetas.Ni habría surgido el 15-M ni los tres mosqueteros iluminados que agitan en panorama político obligando a los demás a realizar movimientos forzados,poco meditados.
    Pero,en cualquier caso, llevas razón,nos lo hemos ganado a pulso.Esperemos que cuando llegue la hora de votar temas nacionales se imponga la sensatez.
    Gracias por el comentario

  2. Ocurre que como en otros aspectos hemos obviado los dictámenes de la Madre Naturaleza.
    En el patio de mi casa podamos las enredaderas a principios de año, porque nos enseñaron que de no hacerlo en ese momento luego crecen hechas un desastre.
    Si en el bosque-enredadera de la vida política española se hubiesen PODADO al principio los brotes de los sirvengüenzas, los administradores corruptos, los amiguitos del alma, las ministras que desconocían quien había pagado la comunión de su nene, las Malenies de turno con imputación y altos cargos en la UE, los ceceantes Presidentes de Comunidad mirando para otro lado mientras sus adláteres se repartían los dineros de los ERES, o los virreyes uniprovinciales colocando consejeros imputados….. Es decir, si se hubiese saneado la era, ahora los ciudadanos no admirarían a esta paradodia de Pablo Iglesias al que contemplan como el insectitiza capaz de fumigar la plaga y salvar la cosecha.
    ¿Sabes lo que te digo ? Que esto se lo han ganado los propios políticos y ahora ni San Isidro Labrador nos va a librar de este falso Profeta con coleta incluida…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *