UNA PURA CONTRADICCIÓN

 

Para Aristóteles uno de los tres pilares de la lógica clásica es el principio de contradicción: “Una cosa no puede ser ella y su contraria a la vez y en el mismo sentido”.

Si estuviera hoy ante nosotros no afirmaría tal cosa.

“Guaidó es el presidente legítimo de Venezuela…y Guaidó es el líder de la oposición venezolana”. “Las gentes de Podemos no son de fiar, con ellos nunca dormiría tranquilo…y con Podemos formamos un Gobierno perfectamente integrado y con una sola voz”. “Nunca negociaremos con Bildu…y pactamos en Navarra con Bildu y dejamos que hagan (más bien deshagan) a su antojo”.

Hay más ejemplos, todos indicativos de un mismo perfil humano y motivados por una misma miserable causa.

¿Cómo puede un líder político que preside un gobierno estar hecho con estas trazas? ¿Qué más hace falta para que muchos dejen caer la venda y lo contemplen tal como es?

 

 

2 pensamientos en “UNA PURA CONTRADICCIÓN”

  1. Trump llegó al punto de afirmar: “ podría pararme en mitad de la Quinta Avenida y disparar a gente y no perdería votantes”.
    Pues algo parecido es lo que ha intuido el nuestro…

    1. Sí que tienen confianza ciega en sus votantes. Y lo curioso es que hasta ahora les va bien,mejor que a otros que son más serios, más coherentes.Debe ser el signo de los tiempos,un mal signo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *