INDOMABLES

 

Los norteamericanos muestran comportamientos curiosos y diferenciales, para bien y para mal.

Ante la pandemia son reacios a cualquier tipo de confinamiento, asumen el riesgo de contagio, pero no renuncian a sus hábitos y libertad de movimientos; se sienten como los caballos cimarrones que no domaron en la colonización.

Representan bien ese liberalismo que siempre resaltará la prevalencia del individuo frente al Estado y sus instituciones, que justifica, por ejemplo, su derecho al uso de armas en defensa de la propiedad y la seguridad.

Y esto no lo hacen porque sean gentes cultas enzarzadas en debates ideológicos sino porque pervive en ellos el espíritu de la conquista que los llevó a convertirse en nación.

El pollino de la Casa Blanca está privado con este sustrato socio cultural que es a fin de cuentas el que le dio y le mantendrá la presidencia.

 

 

2 pensamientos en “INDOMABLES”

  1. Amigo Fernando: Comparto contigo el calificativo que le aplicas al inquilino de la Casa Blanca; aunque los ciudadanos silvestres -ay, qué paradoja- de estos lugares solíamos utilizar más bien el término burrucho, referido no solo al burro joven sino también los nenes y tiarrones que actúan sin fuste ni razón, como retoza y rebuzna el asno joven.
    Y aunque no venga casi a cuento, añadiré que no llamábamos asno al que los otros llamaban así, aunque sí hablábamos de asnería para referirnos a la abundancia de comida y también acusábamos de asnear al niño y al hombre barbado que se comportaban como los tales. Acción que también sería aplicable al jamelgo de la Casa Blanca.

    1. Muy bien.Amplío mi mundo referencial adjetivo para este siniestro personaje y eso que ya le dediqué un articulillo de estos con tríos de ajetivos ordenados alfabeticamente.
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *